Evaluar o morir...

...o el exagerado revuelo que se ha formado debido a las palabras de José Antonio Marina, el filósofo y pedagogo que ha sugerido la idea de evaluar a los profesores.
Muchos docentes se han llevado las manos a la cabeza por la idea de ser evaluados. 
Está claro que el sistema educativo público español tiene muchas carencias, pero la formación del profesorado es esencial, y una evaluación nunca viene mal si nos va a servir para mejorar. Se han tergiversado, y mucho, las palabras de Marina, que no ha dicho que todos los profesores sean malos, ni nada tan terrible. Ha dado una serie de parámetros en los que deberíamos destacar nuestra preparación. Y en los que estoy de acuerdo. No puedo entender el revuelo que se ha formado, sin poner el foco en la ironía que supone que los docentes evaluamos a los alumnos todo el tiempo. 

Una de las entrevistas a José Antonio Marina

Hacer y aprobar un examen memorístico y hacer una programación que no lleva a ningún sitio, no son garantía de que seas un buen maestro o una buena maestra, el movimiento se demuestra andando, la docencia, en las aulas. No estaría mal que se cambiara el sistema de acceso, por ejemplo, enseñando lo que sabes, cómo trabajas, lo que has hecho relacionado con la educación, el alumnado, padres y madres y compañeros valorando tu trabajo dentro del aula...

En todo lo que he leído, Marina defiende la figura del docente, y hace críticas al sistema educativo, sabiendo que hay mucho que mejorar y que cambiar, entre otras cosas, la LOMCE. Nunca ha dicho que el problema sea el profesor, no faltaba más!! Creo que intenta hacer todo lo contrario, pero también es cierto, que en los medios de comunicación, se ha sacado sólo una parte y manipulada, por no hablar de las declaraciones del ministro de educación, que si sigue en esa línea, va a hacer que el anterior, de cuyo nombre no quiero acordarme, parezca bueno.

No estoy defendiendo a Marina como si de una fan enfervorecida se tratara, faltaría más, no es un concurso de popularidad, pero me gustaría haber oído críticas a sus palabras basadas en algo más que la ideología política disfrazada. Él mismo dice que su Libro Blanco es para el ministerio y no para un partido político en concreto, tampoco quiere quitar derechos laborales a los maestros. Su intención, y la que cualquier docente debería tener, es cambiar lo que está en nuestras manos. 

"Para educar a un niño hace falta la tribu entera" dice Marina. Y es verdad. Cada niño que fracasa en el colegio, que deja de estudiar, que no quiere una formación, y no me refiero a formación universitaria, si no, simplemente, a no querer vivir bajo la bandera de la ignorancia, es un fracaso de la sociedad en general, de sus padres, de los maestros que tiene a lo largo de su vida, de los ejemplos que ofrecemos como sociedad, y nuestra evaluación es pésima... yo entono el mea culpa, y como docente, pienso que tenemos que llegar a los niños y niñas y mostrarles el lado bueno de la "cultura", de la "educación", del "querer ser mejor persona". Creo que, y hablo por mi, a pesar de todas las dificultades por las que atravesamos los maestros ( y no digamos los interinos) debemos hacer lo que esté en nuestras manos para mejorar nuestro sistema metodológico. 
Que nos evalúen está bien, porque veremos qué hacemos mal o regular y podemos mejorar, y podremos mostrar qué es lo que hacemos bien y qué funciona. 
El sistema público hay que cuidarlo, mimarlo y protegerlo, pero desde dentro también. Somos nosotros, los maestros y maestras, quienes hemos de dar lo mejor de nosotros mismos para que los demás lo vean y valoren como debe ser. Además de seguir peleando por lo que es bueno y justo para los alumnos, descenso de la ratio, contenidos asequibles y actualizados a la sociedad en la que vivimos, y un largo etc.
Soy de las que piensan que si el resto de la sociedad ve que los maestros decimos: hay que cambiar, si, y nosotros los primeros, vamos a dar ejemplo, el resto de la gente puede empezar a dejar de lado esa opinión que se tiene acerca de los maestros, "lo bien que vivimos" etc. Educar con el ejemplo.
Cuando el Libro Blanco esté terminado, veremos todas las propuestas en su totalidad, valoraremos cuáles son buenas y cuáles malas, pero para una vez que alguien quiere hacer algo por la educación, no seamos los propios docentes quienes tiremos tizas contra nuestra propia pizarra. 

Hay mil cosas que cambiar, por supuesto. Vamos a por todas.


Página web de Marina,  con contenidos verdaderamente interesantes. La gente puede opinar, no todo el mundo está de acuerdo y es un sitio de debate y por supuesto, de aprendizaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas cuquis de la vida

Peter Pan, Wendy y Campanilla

Happy Easter!!!